4 may. 2012

SOBRE LA ABSURDA ESTRATEGIA DEL PAN

En relación con el próximo debate televisivo que se realizará en los próximos días, es adecuado comentar la inútil y ridícula estrategia que empleará el panismo para desprestigiar al PRI y su candidato, en donde el slogan será sin lugar a dudas: Todos contra el PRI.

Porque ese ha sido el estilo desde un principio, según el proyecto de Felipe Calderón de que el partido Acción Nacional permaneciera en el poder hasta el 2030.

La idea calderoniana de escriturar la residencia presidencial de los pinos por tres décadas fue justificada por uno de los aspirantes presidenciales, quien dio a conocer que el proyecto panista no se acaba en el 2012.

Josefina Vázquez Mota, candidata sin peso especifico y de bajo perfil ha sido nombrada por la cúpula panista, como la responsable de hacer que este proyecto pueda fructificar.

El fracaso estrepitoso del panismo en Michoacán, en donde la hermana de Calderón y el candidato perredista fueron derrotados en las urnas por el priismo, y la aplastante derrota electoral del Dr. Eruviel Ávila sobre Alejandro Encinas (alumno de López Obrador) y el embajador del PAN en el vaticano, el tristemente célebre Felipe Bravo Mena, aunado a la incompetencia de los dos gobiernos panistas, y el triunfo contundente que tendrá Enrique Peña Nieto el próximo primero de julio, originará que Calderón olvide su proyecto mercenario y emigre de los pinos por el bien de México, la última semana de noviembre del 2012.

Motivo para ello, hay muchos. En la presente pesadilla sexenal, no se alcanzó a concluir el mal llamado plan nacional de desarrollo, ni los programas planeados por las diversas dependencias federales.

Lo único que se distingue en los gobiernos panistas y que Josefina Vázquez Mota tratará de defender sin éxito, fue el abuso del poder, el tráfico de influencias, el desvío de recursos públicos, la entrega de diversos contratos amañados, la entrega de recurso naturales a empresas transnacionales, la idea de subrogar a la iniciativa privada los servicios de salud que proporciona el IMSS y el ISSSTE, y sobre todo, la presencia de servidores públicos con una enorme incapacidad para administrar y mucho menos para gobernar.

Lo más lamentable en este proceso electoral sea el propio presidente Felipe Calderón quien encabeza y promueve la estrategia de culpar al PRI ante propios y extraños de todos los males nacionales, sin medir los riesgos que esto podría acarrear al país.

Así lo hizo en la Universidad de Stanford California, calificando a los gobiernos priistas de represores y asesinos; omitiendo por supuesto que el México moderno no se construyó por generación espontanea, tampoco hizo mención alguna sobre las más de 60 mil muertes de mexicanos en lo que va de su gobierno, mas los miles de ciudadanos forzados a exiliarse a causa de la extorsión y las amenazas de muerte de la delincuencia, resultantes ambos saldos, de la guerra absurda en la que Calderón está obsesionado, negándose a escuchar el clamor de la población por un cambio de estrategia, que atienda las causas, y no solo los efectos.


Lic. Enrique Peña Nieto, futuro presidente de México.

Todos los pueblos están fundados sobre los ideales de sus líderes. La historia de la humanidad, en su esencia, se explica por la vida de los grandes hombres.

Las dignidades y jerarquías en que descansan las sociedades del mundo son producto de la imaginación y de la lucha de hombres que, inspirados e impulsados por su fuerza de espíritu, cristalizaron lo que para muchos parecía imposible.

No hay grandes acciones que sean obras del azar y de la suerte; ellas derivan siempre de la pasión y el genio.
En los hombres de acción está la emoción del ideal. El líder pone la proa visionaria hacia una dirección, empujado por ese resorte misterioso del destino.
Como el acero que va del fuego al agua y del agua al fuego, capaz de templarse para grandes acciones y custodiando siempre su centro de energía vital.

A esa vitalidad julio cesar le llamaba “su suerte”, Napoleón Bonaparte “su estrella”, y Benito Juárez “su deber

El líder natural que realiza lo que el intelectual piensa, se comporta siempre como un verdadero guerrero. Y se equivocan quienes piensan que el verdadero guerrero se complace en el ataque. Todo lo contrario.
Para el buen aficionado a los secretos psicológicos nada más curioso que sorprender en la manía de atacar un síntoma de debilidad, una preocupación defensiva.

“El hombre fuerte no piensa nunca en atacar; su actitud primaria es simplemente afirmarse.

La serena y despreocupada afirmación de una doctrina, de una voluntad, de un deseo, es la verdadera ofensiva del temperamento guerrero.

El ataque es para él cosa secundaria y siempre respuesta a un prójimo que se sintió ofendido por la enérgica paz de su afirmación”.

“Hoy no debemos reducir nuestras perspectivas. El horizonte debemos recogerlo como una sórdida cortina, para que nuestras miradas se enfrenten con los grandes espacios libres.
Debemos planear una vida nacional de gran formato, porque México es grande y estamos todos obligados a incrementar su grandeza”


Faltan 58 días para el Renacimiento de México

“Estrategia Política Nacional”


MEXICO PATRIA NUEVA

No hay comentarios:

Publicar un comentario