13 nov. 2012

INSTITUCION EDUCATIVA EJEMPLAR

Cuando la Grecia maravillosa estaba en todo su esplendor, el pueblo Ingles era conformado por incipientes comunidades que se dedicaban a la crianza de ganado porcino.
Cuando la Roma de Adriano, Trajano y Marco Aurelio, gobernaba al mundo, Germania era un conglomerado de tribus bárbaras.
México con la primera universidad del continente americano, era un ejemplo cultural y educativo. En esa época, el naciente país de Norteamérica era habitado por colonizadores ingleses que se dedicaban a exterminar búfalos y pieles rojas.
Hace 67 años, Japón fue devastado por los efectos de la bomba atómica en la segunda guerra mundial.
Hoy, Estados Unidos, Inglaterra, Japón y Alemania son las cuatro estrellas más fulgurantes del firmamento universal.
La causa de esta supremacía mundial tiene su origen en el avance extraordinario de la ciencia y la tecnología que han tenido estos países en la última centuria.

Nosotros tenemos la convicción de que una nación que no posee tecnología propia y eficaz, está expuesta a mutilar su soberanía y a convertirse en un pueblo invertebrado y maquilador que jamás podrá emprender un proyecto de empresa histórica.
De aquí la importancia tan relevante que tiene el hablar de la Ciencia como el conocimiento cierto de las cosas por sus principios y causas, así como también de la Tecnología que es el conjunto de teorías y técnicas que permiten el aprovechamiento practico del conocimiento científico.

Lamentablemente en nuestro país, tenemos una tecnología incipiente en casi todos los sectores de la vida económica. En el sector médico, por ejemplo, se sabe que toda la medicina que se utiliza para salvaguardar la vida de los mexicanos, proviene de empresas europeas o norteamericanas. Si esta llegara a faltar una semana, sería catastrófico para la salud de nuestro pueblo.
Nosotros creemos que el gobierno de la República, las empresas del sector productivo y las instituciones educativas del país, no deben de concederse un margen de distracción en la tarea de asumir con urgencia su responsabilidad histórica, y coadyuvar de manera conjunta y prioritaria en el fortalecimiento de la investigación y el desarrollo de innovadoras tecnologías.

Es útil comentar, que el atraso ancestral que se tiene en el desarrollo de actividades tecnológicas, no significa que los gobiernos de México no se hayan preocupado por la seriedad que representa tan delicada situación. Todo lo contrario, precisamente porque se sabe que la tecnología es básica para el desarrollo de los pueblos, se han realizado esfuerzos importantes y se han construido los cimientos para realizar avances sustantivos en la educación tecnológica.

En 1932, el secretario de educación pública, Narciso Bassols, dio a conocer la preocupación de las autoridades gubernamentales por el adiestramiento de la población para manejar adecuadamente los recursos para transformar el medio físico y adaptarlo a las necesidades regionales mediante normas definidas.
El entonces jefe del departamento técnico de la secretaria de educación pública, Luis Enrique Erro, enfatizó la falta de planeación y coordinación que prevalecía en las instituciones de educación superior cuya consecuencia recaía sobre el uso y explotación inadecuada de los bienes de la nación.
A pesar de las controversias que suscitó entre la opinión pública el proyecto de creación de una institución tecnológica para los mexicanos, un grupo de especialistas inteligentes continuaron trabajando en su planeación hasta realizarlo, apoyados en la decisión inquebrantable de ese gran hombre presidente Lázaro Cárdenas, de organizar académicamente la industrialización nacional.

El 2 de enero de 1937, fecha histórica de nuestra patria, el ingeniero Juan de Dios Bátiz declara en ese día inaugural, las labores del Instituto Politécnico Nacional (I.P.N.), y da lectura al plan de trabajo y su organización académica.

El Instituto Politécnico Nacional, producto de la revolución mexicana, fue concebido como la idea más original de cuanto en educación se había realizado entonces, sin imitar estilos ajenos, sin extranjerismos malinchistas, sin cerebros mágicos de importación y si en cambio, con el propósito fundamental de formar a los técnicos mexicanos con mentalidad patriótica y mística de servicio al pueblo. Gentes como nosotros extraídas de los sectores populares, que hemos accedido a la capacitación técnica, que ha sido puntual y factor decisivo de la ingeniería en México.

Quienes tuvimos la oportunidad de estudiar en esa Institución ejemplar, estamos orgullosos de haberlo hecho, porque los egresados del Poli (como cariñosamente le decimos), hemos participado con honestidad, honor y patriotismo en la construcción de la Infraestructura de nuestro gran país.
También, nos es muy grato reconocer que el politécnico cuenta con un alto nivel académico y es hoy, una de las Instituciones Educativas más prestigiadas e importantes de México y de América.


“Por su filosofía nacionalista de amor a México y por la calidad de sus profesionistas, la Educación Tecnológica de nuestro país, debería depender en todos los aspectos del Instituto Politécnico Nacional”


"La Tecnica al servicio de la Patria"

MEXICO PATRIA NUEVA A.C.







No hay comentarios:

Publicar un comentario