7 may. 2011

La Cleptocracia, nuevo estilo de gobernar

El sabio Aristóteles definía tres estilos de gobierno: la Monarquía, o gobierno de uno, la Aristocracia, o gobierno de pocos (los mejores), y la Democracia, o gobierno de muchos.
Si estas formas de gobernar advertía, sufren degeneración se convierten respectivamente, en gobiernos tiranos, oligarcas y demagogos, siendo este ultimo, el mas pernicioso y execrable de todos.

La idea de Democracia se ubica con anterioridad a la creación de los partidos. En los regimenes democráticos de la Grecia antigua y en la Roma imperial, no existían lo que hoy llamamos partidos políticos.
Sin embargo, en la llamada democracia moderna, el papel de los partidos políticos ha sido tan importante que en algunos países como el nuestro han substituido el carácter del estado democrático, y este se ha transformado en un estado de partidos.
Surgen estos Estados de Partidos en la época del fortalecimiento ideológico de los mismos en los inicios del general Cárdenas hasta el régimen de Miguel de Lamadrid.
Esta forma de gobernar, que algunos analistas políticos denominaron como Partidocracia, ya ha sido rebasada por un nuevo, moderno y nefasto sistema de gobierno: La Cleptocracia.

La Cleptocracia (del griego kleptein, sinónimo de ladrón, que significa quitar y kratos gobierno) es un sistema de gobierno donde una banda de ladrones, con nombre de partido político, coalición, grupo económico o político, administra el poder publico o privado para el enriquecimiento personal, familiar y de los grupos vinculados.
Los cleptócratas, por su naturaleza delincuencial, buscan constituir gobiernos absolutistas, cerrados a la fiscalización, discrecionales en el manejo de los recursos y sin transparencia en su gestión y hacia los ciudadanos (lo que menos les importa).
Una constante es el abuso del poder para manipular los procesos políticos, sociales, económicos y administrativos.
Llegan a la cima del poder por la vía de elecciones, aclamaciones y arreglos reglamentarios (IFE, IEE, TRIFE); esta banda de ladrones, con habilidad y cinismo integra el poder publico con el afán de lucro de familiares y empresarios privados, entre otros la integran viejos y amañados políticos asociados a nuevos políticos del mismo criterio, sobresalen los pillos de cuello blanco (los mas peligrosos), se muestran dinámicos los mutantes de partidos e ideologías, de dictaduras y democracias, oportunistas de siempre, merodean sin rubor los nuevos y viejos profesionistas generalmente faltos de capacidad y ávidos de poder, no faltan también dirigentes populares, aduladores, mediocres y vividores.

La secuela que dejan estos depredadores tiene como inventario a Obras Publicas, con sobre precios, obras fantasmas o inconclusas y algunas innecesarias, licitaciones manipuladas para beneficiar a familiares y amigos, privatizaciones de favor, desvío y saqueo de los fondos sociales, trafico de leyes, decretos, resoluciones, sentencias judiciales, alianzas políticas mercantiles, quiebras y auto quiebras de bancos, lavado de dinero, narcotráfico, etc. Todos amparados en la impunidad oficial y el sistema de lealtades delincuenciales y el abuso del poder.

A los cleptócratas no les interesa el medio para llegar al poder, simplemente se desarrollan como un cáncer corrompiendo a mas personas hasta que toman el control total de las instituciones.

La existencia de este sistema en lo público y en lo privado, agrava las condiciones de vida de los pueblos y envilece a los ciudadanos y la gestión institucional dificultando los procesos de desarrollo en detrimento de los más pobres.
La globalización de la corrupción constituye uno de los mayores problemas que afectan al mundo. En algunos países de America, el sistema Cleptocrático se ha desarrollado en los últimos tiempos.

En nuestro país, ya se olfatea su presencia y su avance inexorable, muestra de ello es el abuso de los usos, la impunidad de algunos gobernantes, el saqueo indiscriminado de nuestros recursos naturales y la prolificacion del narcotráfico

La educación integral, la recuperación de nuestros valores esenciales, el amor a México, la obediencia al Estado de Derecho (respeto a las leyes que nos rigen), el castigo ejemplar a los políticos (funcionarios) traidores a la Patria y la formación ciudadana son fundamentales para forjar hogares y pueblos felices.

“Debemos aprender a ser hombres públicos y descubrir el gran secreto de la fertilidad política”
José Ortega y Gasset




Atentamente

“Estrategia Política Nacional”

MEXICO PATRIA NUEVA A.C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario